¿Por qué flotan los barcos?

Aunque nos cueste admitirlo, muchas veces llegamos a aceptar hechos en nuestra vida cotidiana sin entender verdaderamente como es que sucede. Un claro ejemplo de esto son los barcos, ya que todos sabemos que ellos flotan en el agua, pero pocos sabrían explicar el porqué.

La verdad es que cuando nos ponemos a analizar esto podemos terminar con un ligero dolor de cabeza, ya que si tenemos un pedazo de metal y lo colocamos en el agua este se hunde y muy fácilmente. Así que, cómo es posible que barcos inmensos sean capaces de flotar y navegar sin problemas.

Si alguna vez te has hecho esta pregunta, estas de suerte ya que justamente estaremos respondiendo por qué flotan los barcos, para que tengas es información a modo de cultura general en tu cabeza.

Ahora bien la razón por la que un barco es capaz de flotar tiene que ver con un simple concepto, y este es la densidad. Cualquier tipo de embarcación que flote cuenta con una densidad menor que la del agua.

Pero que entendemos nosotros por densidad, esta no es más que la unidad que relaciona la cantidad de materia que existe en un cierto volumen. Con este concepto estaríamos enlazando el volumen que ocupa un objeto con la masa del mismo.

Para ilustrar esto un poco mejor, trata de imaginar una pequeña esfera de hierro sólida y maciza, al colocarla en un recipiente con agua esa se hundiría bastante rápido.

Pero si con la misma cantidad de hierro se construyera una esfera hueca, esta sería capaz de flotar perfectamente, a pesar de que ambas contarían con la misma cantidad de masa, la diferencia es que en este segundo caso la esfera ocuparía un volumen mucho mayor.

Teniendo esto claro podemos comenzar a ver porque las grandes embarcaciones hechas de metal son capaces de flotar. Y esto se debe a que principalmente en su diseño se trata de dejar la parte que hace contacto con el agua de forma hueca, y este compartimento será mayor de acuerdo a las dimensiones del barco.

Esto se hace así para lograr dar con un equilibrio en cuanto a la densidad del objeto entero, tenemos que recordar que este compartimento que aparentemente esta vacío, no lo está realmente, ya que contiene aire y este es muchas veces menos denso que el agua.

Por lo que al calcular el volumen de la embarcación entera no solo debemos tomar en cuenta el peso del acero de su carcaza, sino también del aire en sus compartimentos, y es este el que al final del día ayudara a construir auténticos monumentos de embarcaciones.

Para logran entender cómo es que los inmensos barcos de cargamento que navegan por el mundo son capaz de flotar tenemos que dejar de pensar en ellos como objetos sólidos, y visualizarlos como una carcasa, la cual si bien cuenta con dimensiones extraordinarias, no deja de estar sujeta a las leyes de la física y cuenta con un fino balance de densidad que le permite seguir flotando.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *